rolando
PETRÓLEO VERDE
GREEN OIL
PÉTROLE VERT
textos
fotografías
videos
anexos
Como se indica en la figura, el nivel del mar ha aumentado casi 20 cm en 100 años, y basado en las tasas observadas, se estima que para finales del siglo XXI el aumento pudiera llegar a casi 1 m o más.
fa14
Imagen cortesía de Jeff Vanuga, USDA Natural Resources Conservation Service.
fa13
fa12a
Países en verde: protocolo de Kioto firmado y ratificado. Países en rojo: no ratificado.
fa12
Make Oil Green, instalación multimedia interactiva. Centro Cultural Cahcao, 2009-2010.
fa11
Tindo: servicio público de autobus solar en Adelaide, Australia.
fa10
Estructura atómica del Óxido Nitroso
fa09c
Estructura atómica del Metano
fa09b
Estructura atómica del Dioxido de Carbono
fa09a
fa09
El Huracán Katrina, que azotó gravemente a la ciudad de Nueva Orleans en agosto de 2005, está entre los seis más fuertes en toda la historia de los Estados Unidos. Las víctimas están actualmente demandando a todas las compañías multinacionales emisoras de carbono por fomentar el calentamiento global y tormentas intensas de este tipo.
fa08
El virus Chikungunya es una enfermedad tropical (India, África tropical) transmitida por el mosquito tigre (ver imagen) que produce fiebre y dolores articulares. Sin embargo, recientemente ha empezado a manifestarse en zonas de Europa como Italia y España. Aunque no se tiene claro del todo los efectos que el calentamiento global pudiera tener sobre las enfermedades vectoriales debido a su complejidad, ciertamente impactaría los ciclos de infección pudiendo dar lugar a nuevas epidemias.
Imagen cortesía de PD/Agencias


fa07
Este esquema ilustrativo de los principales factores que provocan los cambios climáticos actuales de la Tierra muestra como la actividad industrial y las variaciones de la actividad solar se encuentran entre los más importantes. Fuente: Dibujado por Wricardoh para el artículo: Cambio climático.
Temperatura global media terrestre en el período 1900 – 2009. Línea negra: temperatura media anual. Línea roja: temperatura media en 10 años. Fuente: gráfico elaborado por Hannón a partir de datos publicados en la web (2009) como "HadCRUT3". Met Office Hadley Centre for Climate Change, Reino Unido [http://www.cru.uea.ac.uk/cru/data/temperature/]
fa06a
fa06

La Tierra, al calentarse bajo el influjo de la energía solar que atraviesa su atmósfera, devuelve parte de esta energía al espacio en forma de radiación infrarroja.

Los "gases de efecto invernadero" presentes en la atmósfera impiden que la radiación calórica escape directamente al espacio, por cuanto esta radiación no puede atravesar directamente el aire como la luz visible del sol.

Este es el efecto invernadero natural de nuestro planeta.

fa05
Neblina en bosque de secuoyas
fa04
Imagen de 1919 del glaciar de Athbasca en el Jasper National Park de Canadá, cortesía del National Archives de Canada. Imagen de 2005 © Gary Braasch.
fa03

Uno de los argumentos más convincentes es que, conforme al 4o Informe de Evaluación del Clima elaborado por el Panel de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas, se ha comprobado que el aumento de la temperatura media del planeta ha sido de 0,74 ºC entre 1906 y 2005.

Los modelos matemáticos del clima han permitido además estimar que — si se produce un aumento de las emisiones mundiales de gases de invernadero de entre 25% y 90% entre 2000 y 2030 — la temperatura media mundial va a aumentar aproximadamente 0,2 ºC por década, y el sistema climático mundial experimentará numerosos cambios muy probablemente mayores que los observados durante el siglo XX.

Cambios de la temperatura proyectados para finales del siglo XXI si no se reducen las emisiones de gases invernadero. Todas las variaciones de temperatura están referidas al valor promedio del período 1980-1999.
fa02
fa01
Los arrecifes coralinos albergan tanta vida como una jungla (Imagen cortesía de la Academia de Ciencias de California, USA).

Acidificación de los océanos
Claudio Mendoza

Aunque la consecuencia más notoria de la continua descarga antropogénica de carbono en la atmósfera terrestre (que se estima en 6 millardos de toneladas anualmente) es el aumento progresivo de la temperatura, también induce otros procesos igualmente preocupantes como la acidificación de los océanos. El dióxido de carbono de la atmósfera reacciona químicamente con el agua del mar produciendo ácido carbónico, el cual ha aumentado la acidez del océano en un 30%. El impacto sobre los ecosistemas marinos y las comunidades humanas que dependen de ellos, aunque no se tenga claro del todo, podría ser devastador. Por ejemplo, empezamos a darnos cuenta que los arrecifes de corales podrían estar en peligro de extinción por este proceso.

Tomando en cuenta que casi la mitad de los peces que comemos habita alrededor de los corales, cientos de millones de personas, particularmente en Asia, podrían estar en condiciones muy precarias de alimentación si desaparecen. Naciones enteras podrían estar amenazadas. Al menos 19% de los bancos de corales ya han desaparecido, incluyendo la mitad de los que yacen en el Mar Caribe; 20% adicional estaría en riesgo en los próximos 20 años; y si el calentamiento global prosigue rampante, los corales podrían desaparecer completamente en menos de 100 años con el consecuente colapso del ecosistema marino. Los moluscos que despliegan conchas de carbonato de calcio también serían seriamente afectados por una alta acidificación de los océanos, ya que este material se disuelve en ambientes demasiado ácidos.

El Panel Intergubernamental de Expertos Climático de la ONU predice que la acidez oceánica podría aumentar en un 150% para 2100.
Video: Un tercio de corales del mundo en riesgo de extinción por "estrés".

 

Fuentes alternativas y renovables de energía
Claudio Mendoza

Una energía alternativa, o más precisamente una fuente de energía alternativa, es aquélla que puede suplir a las energías o fuentes energéticas actuales, ya sea por su menor efecto contaminante o, fundamentalmente, por su posibilidad de renovación.

El consumo de energía es uno de los grandes medidores del progreso y bienestar de una sociedad. El concepto de "crisis energética" aparece cuando las fuentes de energía de las que se abastece la sociedad se agotan. Un modelo económico como el actual, cuyo funcionamiento depende de un continuo crecimiento, exige también una demanda igualmente creciente de energía. Puesto que las fuentes de energía fósil y nuclear son finitas, es inevitable que en un determinado momento la demanda no pueda ser abastecida y todo el sistema colapse, salvo que se descubran y desarrollen otros nuevos métodos para obtener energía: éstas serían las energías alternativas.

En conjunto con lo anterior, se tiene también que el abuso de las energías convencionales actuales hoy día tales como el petróleo y la combustión de carbón, entre otras, acarrea consigo problemas de agravación progresiva como la contaminación, el aumento de los gases invernadero y la perforación de la capa de ozono.

La discusión sobre energía alternativa/convencional no es una mera clasificación de las fuentes de energía, sino que representa un cambio que necesariamente tendrá que producirse durante este siglo. Es importante reseñar que las energías alternativas, aun siendo renovables, también son finitas, y como cualquier otro recurso natural tendrán un límite máximo de explotación. Por tanto, incluso aunque podamos realizar la transición a estas nuevas energías de forma suave y gradual, tampoco van a permitir continuar con el modelo económico actual basado en el crecimiento perpetuo. Es por ello por lo que surge el concepto del desarrollo sostenible.

Dicho modelo se basa en las siguientes premisas:
• El uso de fuentes de energía renovable, ya que las fuentes fósiles actualmente explotadas terminarán agotándose, según los pronósticos actuales, en el transcurso de este siglo XXI.
• El uso de fuentes limpias, abandonando los procesos de combustión convencionales y la fisión nuclear.
• La explotación extensiva de las fuentes de energía, proponiéndose como alternativa el fomento del autoconsumo que evite en la medida de lo posible la construcción de grandes infraestructuras de generación y distribución de energía eléctrica.
• La disminución de la demanda energética mediante la mejora del rendimiento de los dispositivos eléctricos (electrodomésticos, lámparas, etc.)
• Reducir o eliminar el consumo energético innecesario. No se trata sólo de consumir más eficientemente, sino de consumir menos, es decir, desarrollar una conciencia y una cultura del ahorro energético y condena del despilfarro.

La producción de energías limpias, alternativas y renovables no es por tanto una cultura o un intento de mejorar el medio ambiente, sino una necesidad a la que el ser humano se va a ver abocado, independientemente de nuestra opinión, gustos o creencias.

Entre las fuentes renovables de energía no contaminantes podemos citar:
• La llegada de masas de agua dulce a masas de agua salada: energía azul
• El viento: energía eólica
• El calor de la Tierra: energía geotérmica
• Los ríos y corrientes de agua dulce: energía hidráulica
• Los mares y océanos: energía mareomotriz
• El Sol: energía solar
• Las olas: energía undimotriz.
Fuente: Wikipedia

Video: Energías alternativas

 

¿Qué puedo hacer para reducir el cambio climático?
Claudio Mendoza

Para reducir el cambio climático tenemos que esencialmente reducir la quema de combustibles fósiles y evitar la deforestación. Personalmente uno puede ayudar usando la energía con más cuidado, y en este sentido, podemos recomendar 10 acciones simples para hacerlo.
1. Reduzca, reuse, recicle. Esto implica consumir productos que se puedan usar de nuevo en vez de aquéllos desechables; adquirir productos con un mínimo de envoltura para así reducir basura; y cuando se pueda, reciclar papel, plástico, aluminio, vidrio y los periódicos. Si no existen programas de reciclaje en su casa, comunidad o trabajo, averigüe y trate de comenzar uno.

2. Utilice menos aire condicionado. Si le sube dos o tres grados al termostato del aparato, notará poco diferencia, y si lo apaga cuando no lo necesite realmente, el ahorro energético puede ser considerable.

3. Remplace los bombillos incandescentes. Estas fuentes de luz caseras desperdician una cantidad enorme de calor y deben ser reemplazadas por las nuevas y eficientes luces fluorescentes compactas (CFLs). Estas últimas duran 10 veces más, usan 2/3 menos energía y emiten 70% menos calor.

4. Maneje menos y con inteligencia. Si maneja menos, reducirá las emisiones gasíferas y ahorrará gasolina. Trate de utilizar el transporte público y de organizar car-pools para ir al trabajo y escuela. Al mismo tiempo, caminar o ir en bicicleta son excelentes ejercicios para la salud. Mantenga su automóvil o moto en buen estado; por ejemplo, con los cauchos bien inflados ya que esto mejora el kilometraje de combustible por 3%.

5. Compre productos energéticamente eficientes. Si va a adquirir un automóvil nuevo, cerciórese que sea eficiente en el uso de la gasolina (kilómetros por litro), y en relación a los electrodomésticos, también se ofrecen ahora una gama amplia de versiones eficientes energéticamente. Debemos tratar poco a poco en convertir nuestros hogares y sitios de trabajo en lugares donde se utilice la energía con cuidado.

6. Use menos agua caliente. Tanto en la ducha como en la lavadora y lavaplatos, puede usar agua menos caliente sin causar molestias e inconvenientes.

7. Apague la luz y desconecte los dispositivos electrónicos. Apague la luz cuando salga de una habitación o para la calle. Cuando no los utilice, desconecte los dispositivos electrónicos caseros como la televisión, equipo estéreo, computadores y cargadores de teléfonos, por mencionar sólo algunos.

8. Plante un árbol. Los árboles absorben dióxido de carbono y emiten oxígeno durante la fotosíntesis; por lo tanto son fuentes naturales para contrarrestar los excesos antropogénicos. Se estima que un solo árbol absorbe durante su vida una tonelada de dióxido de carbono.

9. Utilice fuentes de energía alternativas. Muchas personas han introducido en sus hogares la energía solar para reducir la cuenta de electricidad, donde la inversión necesaria se reduce constantemente.

10. Anime a otros a conservar y a ser energéticamente eficientes. Comparta la información sobre el cambio climático y las formas para contrarrestarlo a nivel personal con su familia, vecinos, juntas de condominio y colegas en el sitio de trabajo.

Fuente: about.com

 

El cambio climático
Juan Carlos Sánchez M.

El cambio climático es la variación estadística del estado medio del clima o de su variabilidad, que se mantiene durante decenios o siglos. El cambio climático se puede producir debido a procesos naturales, o ser inducido por las actividades humanas que emiten gases que alteran la composición de la atmósfera. En los últimos decenios, se han realizado numerosas observaciones científicas, principalmente de variaciones en las características físicas de la atmósfera, el derretimiento generalizado de la nieve y el hielo, el aumento global del nivel medio del mar y cambios en el comportamiento de la fauna y la flora de varias partes del mundo, que demuestran que actualmente está ocurriendo un cambio climático.

Si a partir de 2030 las emisiones de gases continúan aumentando sin control, la temperatura media del planeta puede alcanzar hacia finales de siglo valores de hasta 6,5 ºC, lo cual induciría un cambio drástico en los ecosistemas con impactos económicos y sociales muy adversos.

Al mismo tiempo cabe destacar que estamos sujetos a cierto grado de cambio climático debido a las emisiones pasadas hoy acumuladas en la atmósfera. El clima no responde inmediatamente a las emisiones y, por consiguiente, ha de seguir cambiando durante cientos de años, aún cuando las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan y los niveles de contaminación de la atmósfera dejen de aumentar.

Algunos efectos importantes del cambio climático, tales como los aumentos previstos del nivel promedio del mar, llevarán incluso más tiempo para manifestarse en toda su extensión.

El clima varía naturalmente (variabilidad climática), lo que hace difícil identificar y separar los efectos debidos a los gases de efecto invernadero. Sin embargo, la disponibilidad actual de un conjunto cada vez mayor de datos permite tener una visión más clara del calentamiento mundial. Por ejemplo, las pautas de las tendencias de temperatura en los últimos decenios se ajustan totalmente a las del calentamiento por gases de efecto invernadero previstas por los modelos matemáticos, y es muy poco probable que estas tendencias obedezcan completamente a las causas conocidas de la variabilidad natural del clima.

El cambio climático va a tener un efecto significativo en el medio ambiente mundial. En general, cuanto más rápido cambie el clima, mayor será el riesgo de daños. Se estima que el nivel medio del mar pudiese llegar a aumentar entre 21 y 48 centímetros para finales de siglo, pero esta proyección aun no tiene en cuenta los efectos de los cambios del flujo de los mantos de hielo, por lo cual el aumento pudiese ser mucho mayor. Ello causaría inundaciones en las zonas de tierras bajas, entre otros daños. Otros efectos incluye el aumento de las precipitaciones mundiales y cambios en la intensidad y frecuencia de los episodios o eventos climáticos extremos (lluvias copiosas, tormentas y olas de calor). Las zonas climáticas podrían desplazarse hacia los polos perturbando bosques, desiertos, praderas y otros ecosistemas y a las especies que en éstos habitan, algunas de las cuales se extinguirán. Las afectaciones a los patrones de precipitaciones y evaporación repercutirán también en los recursos hídricos.
Todos estos fenómenos negativos van a afectar a las actividades económicas, a los asentamientos humanos y la salud humana. Las poblaciones pobres y menos favorecidas son las más vulnerables a las consecuencias negativas del cambio climático y, por tanto, son las que más sufrirán sus efectos si no se reducen las emisiones de gases.

 

Secuestrar el Carbón Atmosférico
Claudio Mendoza

In hac habitasse platea dictumst. Duis porttitor. Sed vulputate elementum nisl. Vivamus et mi at arcu mattis iaculis. Nullam posuere tristique tortor. In bibendum. Aenean ornare, nunc eget pretium porttitor, sem est pretium leo, non euismod nulla dui non diam. Pellentesque dictum faucibus leo. Vestibulum ac ante. Sed in est.

Sed sodales nisl sit amet augue. Donec ultrices, augue ullamcorper posuere laoreet, turpis massa tristique justo, sed egestas metus magna sed purus.

Sed sodales nisl sit amet augue. Donec ultrices, augue ullamcorper posuere laoreet, turpis massa tristique justo, sed egestas metus magna sed purus.

Sollicitudin
Aliquam risus justo, mollis in, laoreet a, consectetuer nec, risus. Nunc blandit sodales lacus. Nam luctus semper mi. In eu diam.

Fusce porta pede nec eros. Maecenas ipsum sem, interdum non, aliquam vitae, interdum nec, metus. Maecenas ornare lobortis risus. Etiam placerat varius mauris. Maecenas viverra. Sed feugiat. Donec mattis quam aliquam risus. Nulla non felis sollicitudin urna blandit egestas. Integer et libero varius pede tristique ultricies. Cras nisl. Proin quis massa semper felis euismod ultricies.

 

Contrarestar la deforestación del Amazonas
Claudio Mendoza

La cuenca del río Amazonas, la más grande del mundo, con todos sus ecosistemas de selvas tropicales abarca 7 millones de kilómetros cuadrados, y es considerada un gran pulmón terrestre y una de las reservas biológicas más ricas y diversas que poseemos. Más aún, regula el clima de gran parte de América del Sur y, por lo tanto, juega un papel importante en el control del calentamiento global procesando dióxido de carbono por medio de la fotosíntesis para emitir oxígeno. Sin embargo, esta gigante jungla ecuatorial se está deforestando aceleradamente, sobre todo en el Brasil, con el propósito de explotar su potencial maderero y establecer ganadería industrial a gran escala. Por lo tanto, para contrarrestar los efectos del cambio climático, se debe regular seriamente la deforestación y promover a como de lugar la reforestación a nivel global, pero sobre todo llegar a acuerdos entre países como Brasil, Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú para preservar este irremplazable santuario.
Video: Deforestación de la Amazonia.

Presentación: La cuenca amazónica.

 

Derretimiento de los glaciares
Claudio Mendoza

Los glaciares son ríos de hielo perenne que se mueven poco a poco sobre la superficie terrestre contribuyendo a su formación. Constituyen las reservas de agua dulce más grandes de la Tierra, y cubren extensas áreas de las regiones polares y alta montaña de los cinco continentes.

En décadas recientes, se han empezado a derretir a un ritmo un tanto acelerado el cual se atribuye al calentamiento global, lo que expondría a millardos de habitantes y fauna silvestre a peligros de inundaciones, sequías, escasez de agua y a la subida global del nivel del mar.

Un aumento de unos 4 a 5 ºC en la temperatura media de la Tierra podría tener un impacto irreversible sobre todos los glaciares, especialmente los de Groenlandia y Antártida. Regiones particularmente en riesgo son las andinas y los Himalayas, donde los glaciares alimentan a caudalosos ríos de los cuales dependen para subsistir poblaciones muy densas.

Por otra parte, las pequeñas naciones isleñas, por ejemplo Tonga, las Islas Marshall y la Micronesia en el Océano Pacífico, pudieran ser cubiertas completamente por el mar o, al menos, perder gran parte de su territorio y fuentes vitales de agua dulce. También el derretimiento de la capa permanente de hielo (permafrost) que cubre los pantanos de las regiones nórdicas de Canadá y Siberia pudiera aumentar la liberación de un exceso de gas metano que pudiera empeorar todas estas tendencias.

Permafrost en las regiones nórdicas del Canadá.

Video: Derretimiento de Glaciares y Casquetes.

 

Desestabilización de los climas locales
Claudio Mendoza

La mayoría de las comunidades en la Tierra están bien adaptadas a las condiciones del clima local, o sea al tiempo, y a los ecosistemas de la vecindad de los cuales muchas de ella subsisten.

Entre los efectos del calentamiento global que van a sentir directamente estas comunidades está la desestabilización de sus climas locales, ciclos de agua y ecosistemas.

Por ejemplo, las comunidades nórdicas de Alaska, Canadá y Rusia, quienes han experimentado aumentos de temperatura de 1 a 3 ºC en los últimos 50 años, han empezado a observar el derretimiento temprano de las capas permanentes de hielo del suelo (permafrost) lo que aumenta la emisión de metano, un poderoso gas invernadero.

Este fenómeno da lugar a un mecanismo de retroalimentación en el efecto invernadero: el aumento de la emisión de dióxido de carbono conduce a una subida de la temperatura que derrite los permafrosts nórdicos, los cuales a su vez liberan metano que contribuye a empeorar el efecto invernadero. Por otro lado, los científicos en California predicen que la disminución de las neblinas costeras por la escalada de la temperatura afectará significativamente a los famosos bosques de sequoias. Pero lo peor son las intermitencias en los ecosistemas que conducirán a la migración de especies y a una marcada pérdida de la diversidad biológica. Se estima que un millón de especies estarían en peligro de extinción para el 2050 donde un caso emblemático es el oso polar.

 

Efecto invernadero y cambio climático
Juan Carlos Sánchez M.

Los principales gases de efecto invernadero (en lo adelante GEI), son el vapor de agua, el dióxido de carbono, el ozono, el metano, el óxido nitroso, los halocarbonos y otros gases industriales creados por el hombre. Si bien estos gases en su conjunto representan menos del 1% de la composición de la atmósfera, cumplen la vital función de producir ese efecto invernadero natural, gracias al cual existe la vida en el planeta tal como la conocemos. (Sin el efecto invernadero natural la temperatura media del planeta seria alrededor de –14 ºC.)

El problema del cambio climático no radica en la existencia y comportamiento de estos gases, los que resultan esenciales para la vida, sino en el hecho de que la concentración en la atmósfera de los principales GEI (posiblemente con la excepción del vapor de agua) está aumentando como resultado directo de la actividad humana, en particular las emisiones de dióxido de carbono o CO2 (principalmente del uso como combustible del carbón, derivados del petróleo y gas natural para la generación de electricidad, en las fabricas y para el transporte), el metano y el óxido nitroso (debido esencialmente a la agricultura, la descomposición de la materia orgánica y a los cambios en el uso de la tierra), el ozono (generado por los escapes de los automotores y otras fuentes) y los gases industriales de vida media prolongada tales como los clorofluorocarbonos (CFC), los hidrocloroflurocarbonos (HFC) y los hidrocarburos perfluorados (PFC). De esta forma, el efecto invernadero natural es aumentado por el impacto de las actividades humanas que ocasionan la emisión de estos gases, y este "efecto invernadero ampliado" es el que esta alterando el clima del planeta.

El dióxido de carbono es actualmente responsable de más del 60% del "efecto invernadero ampliado". Este gas se da naturalmente en la atmósfera pero la combustión de carbón, derivados del petróleo y gas natural está liberando a la atmósfera el carbono almacenado en estos combustibles fósiles a una velocidad sin precedentes.

Análogamente, la deforestación libera el carbono almacenado en los árboles. Las emisiones anuales actuales ascienden, por este concepto, a más de 23 mil millones de toneladas métricas de dióxido de carbono, o sea, casi el 1% del volumen total de dióxido de carbono de la atmósfera. Según las mediciones realizadas en el Observatorio de Mauna Loa, Hawai, EEUU, la concentración máxima de CO2 alcanza ya el nivel de 380 ppm. Esta concentración, que es la más alta en varios cientos de miles de años, supera en 100 ppm a la que correspondería en la ausencia de la intervención humana en la atmósfera. En sentido contrario, los bosques, cuando son conservados, actúan como "sumideros" de carbono debido a que lo absorben por fotosíntesis.

Los niveles de metano ya han aumentado en un factor de dos y medio desde la revolución industrial. Las principales fuentes de este potente gas de efecto invernadero son la agricultura, en particular las emanaciones de los arrozales inundados y la expansión de la cría de ganado. También contribuyen las emisiones de las descargas de desechos, particularmente los de naturaleza orgánica y las fugas que ocurren durante la extracción de carbón y en la producción de hidrocarburos por la industria petrolera. El metano emitido contribuye actualmente en un 20% al efecto invernadero ampliado. El rápido aumento del metano comenzó más recientemente que el del dióxido de carbono, pero la contribución del metano se le ha ido poniendo a la par rápidamente. Sin embargo, el metano tiene un tiempo de vida media atmosférico de sólo 12 años, mientras que el dióxido de carbono persiste durante un periodo mucho más prolongado.

El óxido nitroso, una serie de gases industriales y el ozono contribuyen al restante 20% del efecto invernadero ampliado. Los CFC se están estabilizando debido a los controles de emisiones introducidos en el marco del Protocolo de Montreal para proteger la capa del ozono estratosférico. Los niveles de gases de vida prolongada como los HFC, los PFC y el hexafloruro de sulfuro están en aumento. Si bien los niveles de ozono estratosférico están disminuyendo, los niveles de este gas se están elevando en algunas regiones en la capa inferior de la atmósfera debido a la contaminación del aire.

Los aerosoles creados por el hombre tienen un efecto de enfriamiento general. Las emisiones de sulfuros provenientes de las plantas termoeléctricas que utilizan carbón o fuel oil, y la combustión de materiales orgánicos, producen las partículas microscópicas de aerosol que pueden reflejar la luz del Sol hacia el espacio y afectar también la formación y dinámica de las nubes. El enfriamiento resultante contrarresta en parte al calentamiento de invernadero. Sin embargo, estos aerosoles permanecen en la atmósfera durante un periodo relativamente corto comparado con los gases de efecto invernadero de vida prolongada, por lo cual su efecto de enfriamiento es localizado.

 

Los efectos del Calentamiento Global
Claudio Mendoza

Video: Consecuencias del cambio climático.

Presentación: Impact adaptation and vulneraility.

 

Emisiones antropogénicas
Claudio Mendoza

El clima del planeta Tierra ha sufrido notables cambios con el tiempo como consecuencia de procesos naturales. Estos son las variaciones de la radiación solar, el contenido de polvo en la atmósfera proveniente de los volcanes, desviaciones de la órbita terrestre (o sea desplazamientos de la órbita terrestre que producen variaciones naturales en el clima), los desplazamientos continentales y cambios en las concentraciones de los gases conocidos como gases de efecto invernadero.

Un típico ejemplo son las eras glaciales en las cuales las temperaturas de la Tierra y atmósfera se reduce por largos períodos dando lugar a una expansión de los glaciares continentales y de los casquetes de hielo polares. La última ocurrió hace aproximadamente 20.000 años.

Como se aprecia en la figura, durante el siglo XX se ha registrado un sostenido aumento de la temperatura media terrestre de alrededor de 0,74 ºC. De acuerdo con el último informe del Panel Intergubernamental de Expertos Climáticos (IPCC por sus siglas en inglés), hay más de un 90% de probabilidades de que los seres humanos seamos los principales responsables del cambio climático en nuestra era. La causa principal es el uso de los combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas. Su combustión incrementa el CO2 presente naturalmente en la atmósfera, lo cual actúa como una capa que atrapa la energía solar y calienta aún más la superficie de la Tierra. La deforestación y otros procesos que emiten otros gases de invernadero — tales como el metano — también contribuyen a este calentamiento.


¿Qué ha convencido a los científicos de que los seres humanos son los principales responsables del calentamiento global?

Los científicos desarrollan modelos computacionales para simular el clima terrestre durante los últimos 100 años, incluyendo tanto efectos naturales como las erupciones volcánicas y los efectos antropogénicos. Como se muestra en las Figuras (a) y (b), estos modelos sólo pueden reproducir el aumento observado de la temperatura global de la Tierra cuando incluyen los efectos antropogénicos.

La temperatura mundial global ha aumentado cerca de 0,7 ºC desde la era preindustrial. En algunas partes del mundo, esto ya está teniendo un impacto porque los gases de invernadero como el CO2 permanecen en la atmósfera por décadas. En estos momentos, un aumento del calentamiento es casi inevitable ya que las concentraciones son lo suficientemente altas. Muchos análisis sugieren que un aumento de cerca 1,5 ºC desde la era preindustrial será casi seguro.

 

Efectos secundarios: diseminación de enfermedades vectoriales
Claudio Mendoza

Las enfermedades vectoriales son transmitidas por insectos como los mosquitos, moscas, pulgas y garrapatas, y contagian a los humanos gravemente. Podemos citar, por ejemplo, enfermedades bien conocidas como la malaria, leishmaniasis, mal de chaga, dengue, fiebre amarilla y la plaga bubónica. Tanto los vectores como los patógenos que ellos cargan son altamente sensibles a los cambios de temperatura, los cuales pueden impactar su desarrollo, ciclos reproductivos, comportamientos y sobrevivencia. Por lo tanto, los cambios climáticos pueden extender los territorios de acción, y las temperaturas más altas amplificar las tasas de reproducción y alargar los períodos de crecimiento.

Más aun, los climas extremos como las inundaciones y sequías tienden a desatar epidemias difíciles de controlar sobre todo en las regiones más pobres. Por otra parte, existen modelos computacionales que predicen que un aumento de 3 ºC en 100 años pudiera aumentar los casos de malaria en más de 50 millones, y extenderse a áreas geográficas que hasta ahora se mantenían libres de la enfermedad. También se ha observado que estas enfermedades empiezan a atacar zonas más altas sobre el nivel del mar en Asia, África Central y América Latina debido a aumentos globales de temperatura.
Fuente: Early Warning Signs of Global Warming: Spreading Disease
Presentación: Impactos sobre la salud humana.

 

Petróleo Verde
Claudio Mendoza

In hac habitasse platea dictumst. Duis porttitor. Sed vulputate elementum nisl. Vivamus et mi at arcu mattis iaculis. Nullam posuere tristique tortor. In bibendum. Aenean ornare, nunc eget pretium porttitor, sem est pretium leo, non euismod nulla dui non diam. Pellentesque dictum faucibus leo. Vestibulum ac ante. Sed in est.

Sed sodales nisl sit amet augue. Donec ultrices, augue ullamcorper posuere laoreet, turpis massa tristique justo, sed egestas metus magna sed purus.

Sed sodales nisl sit amet augue. Donec ultrices, augue ullamcorper posuere laoreet, turpis massa tristique justo, sed egestas metus magna sed purus.

Sollicitudin
Aliquam risus justo, mollis in, laoreet a, consectetuer nec, risus. Nunc blandit sodales lacus. Nam luctus semper mi. In eu diam.

Fusce porta pede nec eros. Maecenas ipsum sem, interdum non, aliquam vitae, interdum nec, metus. Maecenas ornare lobortis risus. Etiam placerat varius mauris. Maecenas viverra. Sed feugiat. Donec mattis quam aliquam risus. Nulla non felis sollicitudin urna blandit egestas. Integer et libero varius pede tristique ultricies. Cras nisl. Proin quis massa semper felis euismod ultricies.


Videos e Imágenes Petróleo Verde (M.O.G.)

Petróleo Verde - Make Oil Green (Video)

Petróleo Verde - Make Oil Green (Video of the Exhibition)

Green Sound Art (Sound Performance)

 

Instalación Multimedia Interactiva (Photos of the Exhibition)

 

Climas extremos
Claudio Mendoza

Estudios recientes indican que el calentamiento global tiende a aumentar la frecuencia e intensidad de los climas extremos como los huracanes, olas de calor, sequías e inundaciones. Si estos eventos siempre nos han azotado, en el pasado teníamos más posibilidades de predicción. Por ejemplo, nos sorprende que, al mismo tiempo que ocurre una sequía que rompe los registros históricos, en otro sitio no muy distante la población es víctima de fuertes inundaciones.

Como el aire está más caliente, tiene capacidad de absorber agua del suelo más rápido y aguantar mayores volúmenes, produciendo sequías y éstas, a su vez, incendios; sin embargo, cuando se satura, los aguaceros son feroces. De la misma forma, como los huracanes se motorizan de las aguas calientes, océanos a mayor temperatura favorecen huracanes más intensos. La tasa de calentamiento global se estima en casi 0.2 ºC por década, y climas más calientes redundan en un tiempo local más caliente, dando lugar a posibles olas de calor letales. Así que la intensificación del clima y el tiempo es el factor más notable del calentamiento global que eventualmente afectará a los sectores más vulnerables: los países pequeños y pobres que buscan su desarrollo.

Video: Clima extremo y cambio climático. Cuarto Milenio.

 

Gases de efecto invernadero
Jorge A. Renaud y Claudio Mendoza

El efecto invernadero está causado por varios gases en la atmósfera terrestre. El vapor de agua (H2O) es uno de los que más contribuye seguido por el dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), ozono (O3), óxidos de nitrógeno (NxOy) y los halocarbonos y fluoruros (gases que contienen flúor, cloro o bromo).

Los gases de efecto invernadero (GEI) tienen la propiedad de absorber la energía calórica que emite la Tierra, la cual, al no poder escapar toda hacia el espacio, queda parcialmente retenida produciendo a escala planetaria un efecto similar al observado en un invernadero, o sea, haciendo aumentar la temperatura de la atmósfera y alterando el clima.
En la actualidad, la temperatura media de la tierra es de 15 ºC (59 ºF). Si no existiera el efecto invernadero natural, la temperatura media sería de -19 ºC (-2,2 ºF), o sea la Tierra estuviera prácticamente congelada. Así que este efecto es esencial para la vida en nuestro Planeta. Sin embargo, las actividades humanas a lo largo de los años, particularmente en los siglos XX y XXI, aparentan haber modificado significativamente estos procesos naturales, aumentando las emisiones de los GEI que se traducen en cambios climáticos globales de mucha preocupación.

Según el Protocolo de Kioto, los principales GEI emitidos a la atmósfera por actividades humanas (antropogénicas) son:
• Dióxido de carbono (CO2). Es producido por la quema de combustibles fósiles (petróleo, gasolina, diesel, gas natural, leña) en procesos industriales (plantas de electricidad termoeléctricas), domésticos (cocina, calentadores de agua, calefacción) y por transporte (barcos, automóviles, camiones, trenes), lo que contribuye con un 57% en el inventario de los GEI antropogénicos. Adicionalmente, otro 17% es el resultado de la deforestación y reducción de la biomasa. La concentración de dióxido de carbono ha pasado de 280 partes por millón (ppm) en 1750 a 390 ppm en la actualidad (2009), y de seguir esta tendencia, variará entre 540 y 970 ppm para el año 2100.

• Metano (CH4). Se libera en la descomposición anaeróbica de la basura, en la producción y transporte de gas natural, en el cultivo de ciertas cosechas (arroz), en la descomposición del excremento del ganado y en la quema de combustibles fósiles. Contribuye en alrededor del 14% con las emisiones de los GEI antropogénicos.

• Óxido nitroso (N2O). Se deriva de la agricultura a gran escala, del tratamiento de líquidos en las cloacas, en la combustión a altas temperaturas como en los vehículos y en otros procesos industriales asociados a la fabricación de ácido nítrico y nylon. Se estima que puede contribuir con un 8% de los GEI antropogénicos.

• Halocarbonos y fluoruros. Contribuyen con un 1% e incluyen una serie de compuestos tales como: los hidrofluorocarbonos (HFCs) que se utilizan en la industria de refrigeración y en la fabricación de semiconductores; perfluorocarbonos (PFCs) que se emiten durante la fundición del aluminio y enriquecimiento del uranio; y el hexafluoruro de azufre (SF6) usado en diversas industrias pesadas.

Imagen cortesía del Instituto de Recursos Naturales – Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente UNEP.
El contenido de los GEI en la atmósfera, principalmente CO2, ha aumentado considerablemente desde hace 250 años, y como se indica en la figura, los últimos 50 años han sido particularmente notables. Los análisis del aire contenido en el hielo del casquete polar antártico muestran que hay mucho más CO2 en el aire hoy en día que en cualquier otro momento de los últimos 650.000 años y, probablemente, de los últimos 20 millones de años.
Debido a la cantidad de emisiones, el CO2 es el gas que más ha contribuido al efecto invernadero ampliado. En 2000, América Latina y el Caribe aportaron el 5,5% del total de CO2 del mundo (excluyendo el cambio en el uso de los suelos).
Se calcula que las emisiones totales en el mundo alcanzaron los 24.000 millones de toneladas.

Según el Grupo Intergubernamental de Expertos Climáticos (IPCC) de la ONU, en el 2004 los sectores que más contribuyeron a la emisión de GEI fueron: el energético (26%); industrial (19%); deforestación (17%); agricultura (14%); transporte (13%); y el residencial/comercial (8%).
Analizando una lista de los 20 mayores emisores de gases de efecto invernadero (ver figura), incluyendo el cambio de uso del suelo y silvicultura y tomando en cuenta sólo los siguientes gases:
• CO2 (dióxido de carbono)
• CH4 (Metano)
• N2O (óxido nitroso)
• PFCs (perfluorocarbonos)
• HFCs (Hidrofluorocarburos)
• SF6 (Hexafluoruro de azufre),
se aprecia que Estados Unidos, China y la Unión Europea contribuyen cercanos al 60% de las emisiones totales. Venezuela, al ser un país petrolero y amazónico, está dentro de la lista de los 30 mayores emisores, aunque su cuota no llega al 1%.

Fuente: Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Inventario de Gases de Efecto Invernadero, 2006. Datos disponibles en el portal GEO de datos del PNUMA (compilación geodata.grid.unep.ch).

 

La historia del calentamiento global
Juan Carlos Sánchez M.

La historia del cambio climático no es una sola, es un conjunto de historias interconectadas que se originan a partir la Revolución Industrial, cuando los científicos e ingenieros empezaron a dilucidar la física del calor, la transferencia energética entre la Tierra y el Sol, la fisicoquímica de la atmosfera terrestre, el origen de las glaciaciones y la meteorología. La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) demostró en muchos aspectos el poder de la ciencia y la tecnología, en particular la posibilidad de predecir cuantitativamente las condiciones del tiempo. En las dos últimas décadas del siglo XX, se empezaron a recopilar datos climatológicos que recurrentemente indicaban un aumento sorpresivo y pronunciado del dióxido de carbono en la atmósfera, el cual progresivamente se fue asociando a causas antropogénicas.

Imágenes
Show Multimedia

 

Efectos secundarios: adaptación de las economías locales
Claudio Mendoza

Motivado por las serias consecuencias directas que el cambio climático está produciendo, concretamente el derretimiento de los glaciares, el creciente nivel y acidificación de los océanos y el aumento del riesgo de sequías, inundaciones e incendios forestales, las primeras acciones que se han llevado a cabo han sido por supuesto dirigidas a mitigar los efectos tratando de reducir la emisión de gases invernadero.

Sin embargo, debido al impacto que van a tener estos efectos sobre las comunidades locales, ya se empiezan a discutir los procesos de adaptación, sobre todo si se van a gerenciar por autogestión o más bien dirigidos.

Aunque muchos están destinados a evitar catástrofes naturales, otros son de orden económico que se deben tomar en cuenta en la planificación, por ejemplo, nuevas regulaciones urbanas y de uso del agua, transporte público menos contaminante, eficiencia energética y fuentes energéticas renovables. En este sentido entonces, el papel y liderazgo que van a jugar los gobiernos locales serán importantes, los cuales pueden llevar a aprovechar económicamente nuevas oportunidades. Por otra parte, las comunidades rurales en países en desarrollo que dependen en mayor grado del uso de la tierra, del mar, fuentes de agua y los recursos naturales de la localidad pueden ser altamente vulnerables a los cambios que tendrán lugar.
Fuente: Assessment of Climate Change Impacts on Local Economies

 

Petróleo Verde
Juan Carlos Sánchez M.

A comienzos del 2007 el mundo experimentaba un crecimiento de la demanda de bienes y servicios sin precedentes. Los precios del petróleo comenzaron a subir al igual que los de algunos rubros alimenticios, disparándose de tal manera que llegaron a amenazar a la seguridad alimenticia de varios países pobres dependientes de las importaciones. Todo fue producto principalmente del crecimiento acelerado de la economía en los países emergentes. Luego, se suscitó la crisis financiera y económica, una crisis grave que hasta el presente ha arrastrado consigo alrededor del 20% del PIB mundial. Se contrajo la demanda y los precios del petróleo, alimentos y otras materias primas cedieron.
Paralelamente el mundo de las ciencias puso en evidencia la crisis ambiental global derivada del cambio climático: el uso de combustibles que actualmente provienen mayoritariamente del petróleo arroja gases a la atmósfera que están desestabilizando el clima y calentando el planeta.

Ello tendrá consecuencias muy adversas en un futuro no muy lejano sobre los ecosistemas y la humanidad sino se detienen las emisiones de gases: escaseará el agua, sufriremos sequías, olas de calor, lluvias extremas e inundaciones con pérdidas de vidas humanas, infraestructuras y negocios.

El mundo desarrollado ha tomado debida nota de ello, y esta vez sí parece determinado a tomarse en serio el logro de la independencia energética del petróleo importado. La resolución de la crisis económica, aun pendiente, no debe conducir al restablecimiento del escenario de fuertes demandas y los altos precios de 2007, pues los recursos no alcanzarán para todos. De allí que se haya volteado la mirada hacia lo verde y se busque un modelo de crecimiento que responda al desafío del cambio climático con nuevos modos de producción y consumo más responsables con los recursos naturales. Comienzan a surgir legislaciones como la American Clean Energy and Security Act en USA, la Directiva de la Unión Europea para reducir en 20% sus emisiones de gases de invernadero en 2020 y vigorosas políticas de respaldo al desarrollo de sectores verdes, incluyendo las energías renovables, redes eléctricas inteligentes, edificios verdes, eco-urbanismo, biocombustibles, vehículos híbridos y eléctricos, mayores tasas de reciclaje, proyectos de captura y secuestro del CO2. Se ha disparado un cronómetro de cuenta regresiva para el petróleo, se ha volteado un reloj de arena y cada grano que cae cierra un poco más la ventana de oportunidad para hacer de Venezuela un país próspero. Rolando Peña nos lo muestra a su manera, transmutando el barril de crudo en hielo, un hielo que se derrite inexorablemente en agua, que es la fuente de toda forma de vida, cuyas manifestaciones observamos en los cientos de imágenes proyectadas en torno a ese barril que se transmuta sin retorno, sometiéndose a los designios de lo natural.

La fusión del barril es un llamado angustioso y a la vez esperanzador que nos hace Rolando Peña, invitándonos oportunamente a darnos debida cuenta de que todo esto está ocurriendo en momentos en que dependemos más que nunca del petróleo, y estamos apostando al futuro colocando todos los huevos en una sola canasta: la Faja del Orinoco, ese petróleo ultra-viscoso, cargado de azufre y de metales tóxicos, cuya explotación genera más gases de efecto invernadero que cualquier otro crudo. Abramos bien los ojos, nos dice Rolando, pues el futuro tiene otro color: verde como nuestros bosques que encierran una riqueza enorme que no nos hemos ocupado en proteger y conocer, al igual que todo nuestro potencial de energías renovables, productos reciclables y todos los bienes y servicios ambientales que ofrecen nuestros ecosistemas y nuestra biodiversidad, que cada vez serán mejor apreciados a escala global. Probablemente nuestros recursos de gas natural, un combustible comparativamente más limpio que el petróleo, nos dé un respiro en la transición a un mundo más verde y nos permita ganar algo más de tiempo, pero la arena sigue deslizándose en el reloj, sin pausa, y el barril derritiéndose.

 

Reducción del cambio climático: acciones de la ONU
Claudio Mendoza

Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)

Uno de los argumentos más convincentes es que, conforme al 4to Informe de Evaluación del Clima elaborado por el Panel de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas, se ha comprobado que el aumento de la temperatura media del planeta ha sido de 0,74 ºC entre 1906 y 2005. Los modelos matemáticos del clima han permitido además estimar que -- si se produce un aumento de las emisiones mundiales de gases de invernadero de entre 25% y 90% entre 2000 y 2030 la temperatura media mundial va a aumentar aproximadamente 0,2 ºC por década, y el sistema climático mundial experimentará numerosos cambios muy probablemente mayores que los observados durante el siglo XX.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) fue adoptada en Nueva York el 9 de mayo de 1992 y entró en vigor el 21 de marzo de 1994. Permite, entre otras cosas, reforzar la conciencia pública, a escala mundial, de los problemas relacionados con el cambio climático. En 1997, los gobiernos (194 en total) acordaron incorporar una adición al tratado, conocida con el nombre de Protocolo de Kioto, que cuenta con medidas más enérgicas (y jurídicamente vinculantes). En 2006 se enmendó en Nairobi este Protocolo a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, y se tenía previsto adoptar un nuevo protocolo en el año 2009 en Copenhague, lo cual se tendrá que retrasar a México en el 2010.
La CMNUCC tiene como objetivo lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático y en un plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático, asegurando que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitiendo que el desarrollo económico prosiga de manera sostenible.
Hasta el presente se han llevado a cabo quince reuniones, específicamente:
- COP1 Berlín 1995: "Mandato de Berlín".
- COP2 Ginebra 1996: Se aprobó el resultado del segundo informe de evaluación del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático) que se publico en 1995.
- COP3 Kioto 1997: Protocolo de Kioto tras negociaciones intensas. Por primera vez, el protocolo introdujo objetivos vinculantes para las emisiones de GEI en 37 países industrializados de 2008 a 2012. Siguieron varios años de incertidumbre sobre si suficientes países ratificarían el tratado pero el 16 de febrero de 2005 entro en vigor.
- COP4 Buenos Aires 1998: El Protocolo de Kioto tenía cosas pendientes.
- COP5 Bonn 1999: Mecanismos del Protocolo de Kioto.
- COP6 La Haya 2000: Incertidumbre, fracaso de las negociaciones.
- COP6 bis Bonn 2001: Conferencia extraordinaria.
- COP7 Marrakech 2001: Acuerdos de Marrakech.
- COP8 Delhi 2002: Los países de la UE - Mas acciones de las partes de la CMCC.
- COP9 Milán 2003: Detalles técnicos del Protocolo de Kioto.
- COP10 Buenos Aires 2004: Protocolo de Kioto terminará en 2012.
- COP11/CRP1 Montreal 2005: La primera tras la entrada en vigor del Protocolo de Kioto.
- COP12/CRP2 Nairobi 2006: Intentos de llegar a un acuerdo para el periodo posterior a Kioto.
- COP13/CRP3 Bali 2007: Calentamiento Global, Plan de Acción de Bali.
- COP14/CRP4 Poznan – Polonia
- COP15 Copenhague
Fuente: Wikipedia

Protocolo de Kioto El Protocolo de Kioto sobre el cambio climático es un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases que causan el calentamiento global: dióxido de carbono (CO2), gas metano (CH4) y óxido nitroso (N2O), además de tres gases industriales fluorados: Hidrofluorocarbonos (HFC), Perfluorocarbonos (PFC) y Hexafluoruro de azufre (SF6), en un porcentaje aproximado de al menos un 5%, dentro del periodo que va desde el año 2008 al 2012, en comparación a las emisiones al año 1990. Por ejemplo, si la contaminación de estos gases en el año 1990 alcanzaba el 100%, al término del año 2012 deberá ser al menos del 95%. Es preciso señalar que esto no significa que cada país deba reducir sus emisiones de gases regulados en un 5% como mínimo, sino que este es un porcentaje a nivel global y, por el contrario, cada país obligado por Kioto tiene sus propios porcentajes de emisión que debe disminuir. El instrumento se encuentra dentro del marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), suscrita en 1992 dentro de lo que se conoció como la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro. El protocolo vino a dar fuerza vinculante a lo que en ese entonces no pudo hacer la CMNUCC.
Fuente: Wikipedia

Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático o Panel Intergubernamental del Cambio Climático, conocido por el acrónimo en inglés IPCC (Intergovernmental Panel on Climate Change), se estableció en el año 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (WMO, World Meteorological Organization) y el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP, United Nations Environment Programme).
El IPCC analiza la información científica, técnica y socioeconómica relevante para la comprensión de los elementos científicos relativos al cambio climático de origen antropogénico así como sus posibles repercusiones, riesgos y sus posibilidades de atenuación y de adaptación al mismo.

El IPCC no realiza investigaciones ni controla datos relativos al clima u otros parámetros pertinentes, sino que basa su evaluación principalmente en la literatura científica y técnica revisada por homólogos y publicada.
Una de las principales funciones del IPCC es publicar informes en los temas relevantes para aplicar medidas en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC). (El UNFCCC es un tratado internacional que reconoce las posibilidades de daño en el cambio climático; las medidas del UNFCCC conducen, eventualmente, al Protocolo de Kioto.) El IPCC basa sus valoraciones principalmente en publicaciones con revisión por pares. El IPCC está abierto sólo a estados miembros de la WMO y UNEP. El Informe del IPCC es ampliamente citado en la mayoría de cualquier debate relacionado a cambio climático. Los informes nacionales e internacionales del cambio climático generalmente se referencian al Panel de ONU como autoridad. Su presidente es Rajendra K. Pachauri. Entre sus líneas de acción destacan los distintos escenarios de cambio climático global, los mismos que se plantean en el marco del Protocolo de Kioto.
Los Informes de evaluación constan de varios volúmenes, y proporcionan todo tipo de información científica, técnica y socio-económica sobre el cambio climático, sus causas, sus posibles efectos, y las medidas de respuesta correspondientes.
1. El Primer informe de evaluación (FAR) del IPCC se publicó en 1990, y confirmó los elementos científicos que suscitan preocupación acerca del cambio climático. A raíz de ello, la Asamblea General de las Naciones Unidas decidió preparar una Convención Marco sobre el Cambio Climático (CMCC). Esa Convención entró en vigor en marzo de 1994.
2. El Segundo informe de evaluación (SAR), "Cambio climático 1995", se puso a disposición de la Segunda Conferencia de las Partes en la CMCC, y proporcionó material para las negociaciones del Protocolo de Kioto derivado de la Convención. Consta de tres informes de grupos de trabajo y de una síntesis de información científica y técnica útil para la interpretación del artículo 2º (el objetivo) de la CMCC.
3. El Tercer informe de evaluación (TAR), "Cambio climático 2001", consta también de tres informes de grupos de trabajo sobre "La base científica", "Efectos, adaptación y vulnerabilidad", y "Mitigación", así como un Informe de síntesis en el que se abordan diversas cuestiones científicas y técnicas útiles para el diseño de políticas.
4. El Cuarto informe de evaluación (AR4) de noviembre de 2003, donde el grupo aprobó, en grandes líneas, las aportaciones de los grupos de trabajo al Cuarto informe de evaluación. Dicho informe se completaría en el año 2007, y fue publicada en febrero de 2007.
La última evaluación del IPCC, divulgada en el Cuarto informe, señaló una tendencia creciente en los eventos extremos observados en los pasados cincuenta años y considera probable que las altas temperaturas, olas de calor y fuertes precipitaciones continuarán siendo más frecuentes en el futuro, por lo cual, en los años posteriores puede ser desastroso para la humanidad.
El viernes 12 de octubre de 2007, el ex vicepresidente de los Estados Unidos, Al Gore, y el Grupo Intergubernamental del Cambio Climático, cuyo presidente es Rajendra Pachauri, obtuvieron el Premio Nobel de la Paz, por su trabajo de concienciar sobre el calentamiento global.
Fuente: Wikipedia

 

Efectos secundarios: migración y extinsión de especies
Claudio Mendoza

El aumento acelerado de las concentraciones de los gases de efecto invernadero en la atmósfera terrestre va a producir cambios notorios en los patrones climáticos de las regiones. Estos cambios tendrán un impacto significativo sobre la diversidad y distribución de las especies, afectando por lo tanto los ecosistemas y la biodiversidad hasta el punto de conducir, en muchos casos, a extinciones. Usando proyecciones de la distribución de las especies en escenarios climáticos futuros, se puede estimar los riesgos de extinción en gran parte de la superficie terrestre. Asumiendo, por ejemplo, aumentos moderados de la temperatura para 2050, entre el 15% y 37% de las especies en las regiones muestreadas podría estar amenazado de extinción, lo cual ilustra el estado de emergencia en que nos encontramos y la necesidad rápida de reducir las emisiones de dichos gases.
Los cambios climáticos afectan la distribución de las especies, el tamaño de las poblaciones y los patrones de reproducción y migración. Entre las especies particularmente susceptibles, se encuentran aquéllas con poblaciones intrínsecas bajas, las que habitan regiones restringidas o segmentadas y las que están adaptadas a rangos limitados de temperatura como los bancos de corales, manglares y las junglas. Las especies migratorias también estarían bajo mucho riesgo debido a variaciones multifactoriales de sus hábitats de cría, rutas de migración, paradas temporales y estacionales y de las poblaciones de depredadores. Un aspecto importante es qué tan rápido se puede adaptar una especie en particular a los cambios de su ecosistema, unas lo harán con mayor facilidad que otras; sin embargo, las tasas de cambio actuales son tan pronunciadas que una gran mayoría va a encontrar serios problemas.
Video: Las víctimas más injustamente perjudicadas.
Video: Efectos del Calentamiento Global en los Animales. Reportaje.
Fuentes:
• C. D. Thomas et al., "Extinction risk from climate change", 2004, Nature, 427, 145.
• "Migratory species and climate change: impacts of a changing environment on wild animals", 2006, UNEP/CMS Secretariat, Bonn, Germany.

 

Mitigación y adaptación
Juan Carlos Sánchez M.
Para reducir la vulnerabilidad del país al cambio climático se requiere desarrollar estrategias de adaptación a los efectos de la alteración del clima y reducir la emisión de gases de invernadero (mitigación). En las primeras etapas del cambio climático, la adaptación puede reducir las consecuencias de la menor disponibilidad de recursos hídricos, perdida de productividad agrícola, elevación del nivel del mar o los efectos económicos adversos. Pero la adaptación por sí sola no será suficiente para contrarrestar los impactos de mediano y largo plazo sobre la sociedad, el ambiente y la economía. Los esfuerzos de mitigación también serán necesarios.

Presentación: Impact mitigation and adaptation.

 

Cambio climático: vulnerabilidad en Venezuela
Juan Carlos Sánchez M.

Aunque podamos pensar que las emisiones de gases invernadero en Venezuela no se comparan con las de las potencias industriales y que los efectos del cambio climático no van a afectar a nuestra geografía, en muchos aspectos nuestro país tiene cotas definidas de responsabilidad y vulnerabilidad. Por ejemplo, nuestra industria dominante es el petróleo que se va a ser seriamente afectada en las próximas décadas por las acciones que tomen nuestros clientes para palear la crisis climática. Por otro lado, parte de la selva amazónica abarca el sur de nuestro país, y por lo tanto, tenemos que definir acciones urgentes para su preservación como pulmón a escala global y como fuente nacional de agua y energía. Finalmente, como hemos apreciado en un pasado cercano con mucha preocupación, nuestro país es bastante vulnerable a climas extremos como las baguadas, sequías e inundaciones y a epidemias de enfermedades vectoriales como el paludismo, dengue y el mal de chaga, los cuales se acentuarían a medida que progrese el cambio climático.

 

Mitigación del cambio climático: nuevas tecnologías
Juan Carlos Sánchez M.

La mitigación del cambio climático va a requerir de soluciones donde las nuevas tecnologías van a jugar un papel importante. Un frente claro y de grandes retos es el de las fuentes alternativas de energías, energías más limpias y renovables donde se destacan la solar y la eólica. El uso eficiente de la energía también va a requerir de una nueva generación electrodomésticos y de automóviles eléctricos e híbridos sofisticados donde la introducción del uso de combustibles alternativos (por ejemplo, biocombustibles y células de hidrógeno), baterías, motores, control de emisiones y materiales inteligentes van a ser la orden del día. Ya que vamos continuar quemando petróleo, gas y carbón, estos procesos se van a tener que hacerse más verdes y refinados; por otra parte, la captura y depósito efectivo del carbono atmosférico quizás se convierta en una realidad.

 

Perspectivas post-Copenhague
Claudio Mendoza y Juan Carlos Sánchez M.

La 15ª Conferencia de Cambio Climático de Naciones Unidas se llevó acabo en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, entre los días 7 y 18 de diciembre de 2009, y terminó con un acuerdo político que poco satisfizo tanto a los países industrializados como aquéllos en vías de desarrollo. Por lo tanto, existe una gran expectativa en cómo se va a manejar el problema del cambio climático a partir de esa reunión, y si podremos llegar eventualmente a acuerdos globales vinculantes que contribuyan decididamente a mitigar el problema. En abril del 2010, tuvo lugar en Cochabamba, Bolivia, la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, la cual reunió más que todo representaciones de países en vías de desarrollo y terminó con una declaración con términos pocos realistas. Ésta poco contribuye a las negociaciones que se plantearán en las próximas reuniones de Bonn, Alemania, y Cancún, México.

 

Radiación térmica y balance energético
Jorge A. Renaud y Claudio Mendoza

Cuando un cuerpo se encuentra a diferente temperatura del medio ambiente u otro cuerpo, ocurre un transporte de energía térmica (calor) entre ellos hasta alcanzar el equilibrio termodinámico; es decir, hasta que ambos tengan la misma temperatura. El transporte de calor siempre se da del cuerpo caliente hacia el más frío. Esto ocurre porque las moléculas del cuerpo que se encuentra a una temperatura elevada se mueven muy deprisa, o sea tienen mucha energía cinética, mientras que las moléculas del cuerpo que está a baja temperatura se mueven más despacio, tienen menos energía cinética.

La energía térmica se relaciona con la energía cinética que tienen las partículas del cuerpo y con su temperatura. Esta transferencia de energía ocurre por medio de tres procesos (ver figura):
• Conducción: la transferencia de calor se produce por la agitación de las moléculas del material sin que se desplace el material como un todo.
• Convección: en este caso el trasporte de calor implica el movimiento de la masa de un fluido como el aire, un gas o el agua.
• Radiación: todo cuerpo emite radiación electromagnética (luz) difundiendo su energía.

La superficie de la Tierra se calienta por conducción térmica desde el interior de su corteza caliente y por la radiación que viene del Sol. El fondo de los océanos y lagos también se calienta por conducción del interior terrestre, pero el calor llega a la superficie por convección. Ya que los efectos de la conducción térmica del interior terrestre son prácticamente insignificantes, el calentamiento de la superficie se debe más que todo a la radiación solar. Si asumimos que la Tierra pierde calor al espacio emitiendo radiación infrarroja, y tomando en cuenta que la energía solar que llega a la Tierra es de 1,366 kW/m2, es fácil determinar a partir del balance energético
Luz solar absorbida = Radiación infrarroja emitida (ver figura)

y de su simetría esférica que la temperatura de equilibrio sería de unos 5 ºC. Ya que ésta no es la que observamos debemos tomar en cuenta otros factores como, por ejemplo, su albedo (reflectividad).

La Tierra refleja un 30 % de la energía solar recibida, fundamentalmente por las nubes y aerosoles (22%) y por el casquete polar (ver figura). Añadiendo este factor al cálculo anterior, obtenemos una gélida temperatura de equilibrio de -18 ºC, mucho más distante a las moderadas temperaturas que disfrutamos. Por lo tanto, el balance energético de la atmósfera, que no hemos tomado en cuenta, es clave en determinar las condiciones climáticas de la superficie de la Tierra.

La atmósfera se calienta por la luz solar y por conducción térmica al estar en contacto con el piso y los mares, pero también por la radiación infrarroja que emiten estos dos últimos. Por otra parte, la convección contribuye a ecualizar la distribución del calor en los gases de la atmósfera. En realidad, la atmósfera absorbe poco de la radiación solar, más que todo su componente en el infrarrojo (por los gases de efecto invernadero) y en el ultravioleta (por el gas ozono), ya que la mayor parte pasa directo a la superficie terrestre. Al calentarse, el piso y los océanos emiten radiación infrarroja, parte de la cual es absorbida por los gases de efecto invernadero; por ejemplo, el vapor de agua, dióxido de carbono y el metano, los cuales explican los 33 ºC adicionales que faltan para alcanzar la temperatura media real de la Tierra: 15 ºC. De hecho, recibimos más energía del efecto invernadero que directamente del Sol. Por lo tanto, estos gases son vitales en el balance energético de la Tierra. El balance energético, y consecuentemente la temperatura, varían estacionalmente, por ejemplo, entre invierno y verano, y con los ciclos solares. También debido al contenido de polvo en la atmósfera producido por volcanes, los cuales bloquean la luz solar y tienden a bajar la temperatura, y a la densidad de gases de efecto nvernadero. Actualmente se observa un aumento de la densidad de gases de efecto invernadero que tienden a subir la temperatura.

 

Efectos secundarios: reducción de cosechas
Claudio Mendoza

De acuerdo con estudios realizados en 2007 en el Laboratorio Nacional de Lawrence Livermore y la Institución Carnegie de la Universidad de Stanford en los Estados Unidos, el calentamiento global ya ha producido pérdida en las cosechas; es decir, no es un problema que se manifestará en un futuro cercano, actualmente el progresivo aumento de temperatura que hemos observado en las últimas décadas ya empieza a dejar sus consecuencias definidas. En particular, se estima que ha reducido la producción combinada de trigo, maíz y cebada en alrededor de 40 millones de toneladas por año entre 1981 y 2002, lo que ha causado pérdidas anuales de US$ 5 millardos.

Esencialmente, se ha encontrado una correlación directa entre el aumento de temperatura y los rendimientos de las cosechas, lo que amerita mayor atención por parte de las respectivas agencias gubernamentales. Más aún, las seis cosechas que se estudiaron, específicamente el trigo, maíz, cebada, arroz, soya y sorgo, constituyen el 55% de las calorías no-cárnicas que consumen los humanos y más del 70% de los alimentos para animales.
También el aumento de temperatura aparentemente tiene un efecto negativo más predominante que los posibles beneficios que se pudieran producir en el crecimiento vegetal por el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera. Fuente: Food crops already feel the heat as the world warms, study finds

 

Rolando Peña
Rolando Peña es un artista reconocido internacionalmente por sus muchas exposiciones y por su larga y variada trayectoria. Nacido en Venezuela, originalmente se dedica a los estudios del teatro y la danza. A mediados de los años sesenta se traslada a la ciudad de Nueva York donde colabora con Allen Ginsberg y Timothy Leary, notablemente en lo obra de teatro The Illumination of the Buddha, y actúo en varias películas de Andy Warhol, antes de dedicarse por completo a desarrollar su propio arte.

De la misma manera que Joseph Beuys lo logra con la grasa y el fieltro, Ives Klein con los Monocromos, André Codere con sus polos color arco iris, o Andy Warhol con las cajas de Brillo, Rolando Peño ha convertido al barril de petróleo dorado en un ícono y una alegoría de nuestros tiempos. Por más de veinte años se ha identificado tanto personal como artísticamente con el tema central del petróleo. Acepta el poder casi místico que le hemos asignado a esta sustancia oscura (denominado mene por los indios que lo usaban modestamente para sellar el interior de sus canoas). Lo conecta con las glorias del descubrimiento científico de la estructura de la materia, pero nos previene sobre los aspectos desastrosos de nuestra relación con él.

El petróleo aparece en su trabajo a través de muchos medios: esculturas monumentales, instalaciones, happenings, performances, vídeo, animaciones computarizadas. Es autor de un número de instalaciones poderosas y espectaculares. Tanto él como su trabajo tienen una presencia compleja: en parte antifaz, en parte explicación científica, en parte activismo ecológico, en parte una sátira irónica del papel del artista. Su barril de petróleo es un módulo esquemático capaz de repeticiones infinitas, un fetiche en su aislamiento o un bloque de construcción de estructuras avanzadas, de otros símbolos. Los vínculos con el minimalismo son obvios, pero en vez de tomar una posición cómoda en lo estético de la escultura abstracta, los monumentos de Rolondo Peña nos disturban al colocarnos en la posición ambivalente entre lo santo y lo infernal.

Guy Brett. Crítico de arte - Curador
Londres, 2003

 

Bio (Español - English - French) | Intro (Español - English - French) | Curriculum (Español - English - French)

 

Secuestro geologico del CO2
Juan Carlos Sánchez M.

(presentación Underground geological storage)

 

Efectos Secundarios
Claudio Mendoza

In hac habitasse platea dictumst. Duis porttitor. Sed vulputate elementum nisl. Vivamus et mi at arcu mattis iaculis. Nullam posuere tristique tortor. In bibendum. Aenean ornare, nunc eget pretium porttitor, sem est pretium leo, non euismod nulla dui non diam. Pellentesque dictum faucibus leo. Vestibulum ac ante. Sed in est.
Sed sodales nisl sit amet augue. Donec ultrices, augue ullamcorper posuere laoreet, turpis massa tristique justo, sed egestas metus magna sed purus.
Sed sodales nisl sit amet augue. Donec ultrices, augue ullamcorper posuere laoreet, turpis massa tristique justo, sed egestas metus magna sed purus.
Sollicitudin Aliquam risus justo, mollis in, laoreet a, consectetuer nec, risus. Nunc blandit sodales lacus. Nam luctus semper mi. In eu diam.
Fusce porta pede nec eros. Maecenas ipsum sem, interdum non, aliquam vitae, interdum nec, metus. Maecenas ornare lobortis risus. Etiam placerat varius mauris. Maecenas viverra. Sed feugiat. Donec mattis quam aliquam risus. Nulla non felis sollicitudin urna blandit egestas. Integer et libero varius pede tristique ultricies. Cras nisl. Proin quis massa semper felis euismod ultricies.

 

Aumento del nivel de los océanos
Claudio Mendoza

El nivel de los océanos está subiendo y a una tasa acelerada. Esto se debe al derretimiento de los glaciares, sobre todo a los de Groenlandia y Antártida, y que al calentarse, los mares también se expanden.

Grandes ciudades estarían en alto riesgo, entre ellas Nueva York, Miami, Nueva Orleans, Amsterdam, Alejandría, Bombay, Calcuta, Shangai y Tokio.

Video: Los impactos de la subida del nivel del mar en la Florida y Miami.

Presentación: Climate changes impact on coastal regions.

Presentación: Áreas costeras América Latina.

 

TEXTOS

Ciencia y tecnología en el arte de Rolando Peña La ciencia es conocimiento. La tecnología, aplicación práctica de ese conocimiento. Ambas disciplinas han tenido una poderosa influencia en el arte de Rolando Peña en por lo menos cinco etapas de su exitosa trayectoria como pionero del arte contemporáneo de vanguardia en Venezuela. (texto completo: Español - Inglés - Francés)

Crónicas del deshielo Hace un par de años, durante un curso sobre portafolios y statements para artistas que tuve la oportunidad de dictar en la Sala Cabrujas de Cultura Chacao, contemplé dentro de mi propuesta la invitación a creadores de distintas generaciones que pudieran mostrar su trabajo y compartir con los alumnos. (texto completo: Español - Inglés - Francés)

Petróleo Verde A comienzos del 2007 el mundo experimentaba un crecimiento de la demanda de bienes y servicios sin precedentes. Los precios del petróleo comenzaron a subir al igual que los precios de algunos rubros alimenticios, disparándose de tal manera que llegaron a amenazar a la seguridad alimenticia de varios países pobres dependientes de las importaciones. (texto completo: Español - Inglés - Francés)

 

VIDEOS

Modelo estándar de la materia

Barril de Dios

Materia oscura

Tocata y fuga en barril mayor I

Andy Warhol Makes a Film